Las Vegas Bajas y la red de infraestructuras hidraúlicas

Junto al patrimonio natural y artístico, las Vegas Bajas poseen un elemento significativo, como es la presencia de una importante red de infraestructuras de aprovechamiento del agua, elemento identificativo del territorio. Estas obras de ingeniería esculpen un escenario de gran belleza y facilitan la práctica de actividades de ocio y recreación.

La gran mayoría de las infraestructuras hidráulicas de las Vegas Bajas se llevaron a cabo entre los años 50 y 60 impulsadas por el "Plan Badajoz", el cual pretendía revalorizar y explotar unas tierras muy empobrecidas.

Sin lugar a dudas la obra hidráulica más importante de la zona es la Presa de Montijo, no sólo por ser la puerta de entrada del río Guadiana a nuestra Mancomunidad sino por ser el punto de partida de todo un entramado de canalizaciones y acequias que convirtieron nuestro territorio en un vergel. La presa se construyó en 1954 y es el inicio de los dos principales canales de las Vegas Bajas, el Canal de Montijo, por la margen derecha del río y el Canal de Lobón por la izquierda. Estos dos canales son los ejes vertebradores de una multitud de acequias y redes de drenaje que llegan a sumar unos 1.200 km de longitud, además de numerosas obras de infraestructuras que hacen que el agua llegue en las mejores condiciones posibles. Entre estas obras podemos reseñar la Torre de Elevación del agua situada en las afueras de Guadiana del Caudillo cuya finalidad es aumentar la presión del agua para mejorar la calidad del riego.

Presa de Montijo

atras