La Garrovilla

Cercano al "Embalse de los Canchales", espacio natural
y Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA)

Entre Montijo y Mérida, situada en la ribera derecha del Guadiana nos encontramos con la localidad de la Garrovilla. Su nombre proviene de la derivación del fruto del algarrobo, árbol muy común en la región.

Fundada por los musulmanes en el siglo XIII, pasa a manos de la Orden de Santiago tras la reconquista y alcanzaría el título de villa en el siglo XVI al independizarse de Mérida.

Entre las visitas de interés, sobresale la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción del siglo XV. En su interior destaca el Sagrario de la Capilla Mayor, con frontal de preciosa tracería gótica junto a otras magníficas obras de arte tales como un sarcófago visigodo, una pila bautismal con basa romana y fuste visigodo y un púlpito con partes y decoración Visigoda.

El componente más sobresaliente del templo es la soberbia portada plateresca que se abre en la torre fachada delantera.

Resaltar también el Pilar Romano, un abrevadero situado a las afueras del municipio, que ha servido durante siglos como fuente para calmar la sed del ganado. En frente del mismo, puede observarse una pequeña muralla de origen romano, que servÍa de tabique para almacenar el agua de las lluvias.

A tan solo 4 km , se encuentra el espacio natural protegido "Embalse de los Canchales", excepcional por su importancia para la conservación de aves.

El primer domingo de diciembre se celebra la "Ruta de las Grullas", que recorre el paraje de los Canchales con motivo de la llegada de estas aves.

Sus fiestas más significativas son la "Virgen de la Caridad" (lunes de Pascua), Romería de San Isidro (15 de mayo) y la "Fiesta del Cristo" (14 de septiembre).

Barbaño, vista aerea Barbaño, vista aerea Barbaño, vista aerea

atras